28 de abril, 2021

Revelaciones

Cuando Hércules nació entre las sombras

Cuando Hércules nació entre las sombras
En el año 1997 un amigo que tenía una revista de deportes extremos, que estaban muy de moda en esa época, me pidió una historieta para su publicación. Me dio ciertos parámetros: la historia debía ser aventurera, el personaje debía practicar deportes extremos, seguramente ser canchero (cosa que odio), y otras cuestiones más sobre el rubro. Claro que hice poco de todo eso, y se puede ver ya en las primera tres páginas del capítulo uno. A mi amigo le dije que había pensando en un detective en la Patagonia, y que se llamaría Hércules Myst porque era un tipo con aspecto de Hércules, y Myst, por la niebla en inglés y por el misterio. Sin demasiadas vueltas, me pareció un buen nombre.

El nuevo personaje se las iba a ver con casos extraños y paranormales. En aquella revista salieron solo dos capítulos porque estaba claro que yo le había puesto poco énfasis a los deportes extremos. Además, mi estilo no iba con el estilo de la revista. Y, sobre todo, porque yo había desviado la historia hacia el terror que es lo que más me gusta. Como no pensaba cambiarlo, la historia de Myst quedó con un capítulo sin publicar. En aquel momento la serie era a color, y hace unos años imprimí una edición con esas páginas que tenía.

Tiempo después me llaman de Fierro para preguntarme si quería participar en esta edición digital, me pareció una buena idea formar parte. Y hablando sobre personajes y cosas hechas que nunca salieron, pensé que sería conveniente reflotar al detective que vive en península Manzano, en el sur patagónico, cerca de Villa la Angostura, un fantástico lugar que tuve la suerte de conocer.

Decidí seguir con la idea del terror, con la magia esotérica y los lugares sombríos. Siempre me gustó el tema del esoterismo y me pareció el marco acertado para que Hércules Myst se enfrentara a esas artes oscuras. Encaré la historia como la de un detective que nunca se tuvo que enfrentar a lo paranormal. Ése fue el desafío. Cómo una persona que vive en un mundo normal y de golpe se encuentra con lo extraño, lo fantástico y lo anormal. Así fue que retomé las páginas del año 97, las cambié, las retoqué un poco, cambié cuadros, etc.

El asunto fue con éste nuevo proyecto. Yo quería que cada vez todo se volviera más oscuro y con el estilo de las películas viejas de terror, del cine expresionista alemán o los clásicos de la Universal. Por eso decidí que se vería mejor en grises, que le daría mucho más clima a la historia (además de gustarme las películas en blanco y negro, el cine noir y todo eso). También decidí combinar lo artesanal con lo digital (cosa que ya venía haciendo pero siento que aquí lo perfeccioné), para lograr el clima buscado, algo que, paradójicamente, no es tan fácil como se puede llegar a pensar, lleva bastante mas trabajo, y una búsqueda intensa.

Mis influencias para esta serie vinieron de distintos lados. Pero, como ya dije, antes que nada del cine expresionista alemán y la Universal con sus monstruos. Debo agregar que soy fanático del libro y la serie Salem´s Lot de Stephen King, de ahí viene lo de la Casa Marsten y el nombre Kurt de Kurt Barlow, el vampiro. Otra gran influencia para este trabajo fue una película que muchos no quieren, ni su propio director: The Keep, El fuerte infernal la llamaron acá, de Michael Mann, que siempre me pareció una genialidad. En cuanto a comics, la influencia más grande fue Sherlock Time de Oesterheld y A. Breccia; Berni Wrightson y el infaltable Jack Kirby. También tomé la estructura de las series de las plataformas de tv actuales. No vi todas, pero sí algunas. La que más me influyó fue «Dark» (aunque de Dark mi historia no tenga nada, salvo la oscuridad imperante), por la forma de ver y de cómo se tratan los personajes durante el drama (algo de eso hay, solo una pequeña influencia).

Tanto Hércules como los demás personajes fueron creciendo y fluyendo después de pasadas las primeras páginas del 97 ya que, al poder desarrollarlos con total libertad, pude darles una personalidad marcada, algo que me facilitó el relato. Quería alejarme de lo que es Cazador aunque, como se vé, no tanto. Creo que lo logré haciendo un trabajo totalmente distinto pero que a la vez remite a él. Una historia oscura en la alta patagonia misteriosa, que llegó a su fin (o no), desarrollada casi en su totalidad durante una pandemia que es más oscura que la historia que me puse a contar.

Jorge Lucas

Jorge Lucas

Creador de «El Cazador», el personaje más popular de la década del ’90.

Te puede interesar

Para comentar este artículo debes estar suscripto a la revista FIERRO

Suscribirme